Lunes a Viernes / 8:00am a 6:00pm
(+52 33) 1199 1122

Los datos personales que Google sabe de ti

  • 28 octubre, 2014
  • Seguridad informática
  • 0 Comentarios

Internet es un inmenso e inabarcable océano de datos. Y entre toda esa cantidad de datos ingente, están los tuyos. Por eso es importante tomar todos las precauciones necesarias para preservar tu intimidad y que ningún ‘hacker’ o ‘site’ malicioso se apropie de ella. Te damos ‘armas’ para que afrontes la batalla:

1.- Tu ‘nickname’: ¿Te acuerda de tu viejo alias de los chats? Sí, claro, aún lo conservas, ¿no? Pues deberías saber algunas cosas al respecto.

Cuando las redes sociales aún no habían nacido la interacción entre usuarios solía hacerse a través de foros y salas de chat. Allí, cada uno de los participantes debía elegir un alias bajo el cual podía preguntar y responder en ese ámbito. Con el paso de los años muchos usuarios continuaron utilizando este alias para abrir muchas de sus cuentas en redes sociales. No cambiaron su forma de actuar. Esto llevó a que los nombres ficticios que eran usados hace años se convirtieran en nombres públicos. En muchos casos estos alias pueden estar asociados a nombres reales pudiendo ser rastreados a través de buscadores y caer en manos de ‘hackers’.

2.- Número de IP: Igual que el sistema por satélite GPS, que te tiene localizado cuando corres o cuando viajas en tu coche, el número IP, marca la situación espacial exacta de tu conexión a la red.

¿Qué es esta especie de matrícula? Cada vez que te conectas a Internet, tu ordenador se comunica con otros ordenadores a través de un número de IP que puede ser rastreado por ‘hackers’. En tu número de IP se registran todas las páginas que visitas y también los correos electrónicos que envías diariamente. Sin embargo, existen maneras de evitar que piratas de Internet puedan quedarse con esa información.

Para que tu número de IP aparezca de forma encubierta cuando navegas, puedes utilizar sistemas como Tor o un servidor anónimo. En muchos sitios web se ofrecen algunos números de IP libres para navegar sin ser rastreado.

3.- Transferencia de datos por móviles: Tu terminal te hace visible a todas horas. Tu teléfono móvil -y en el fondo tú mismo- sois como el testigo de una carrera de relevos. Una carrera en la que los competidores están quietos y es el testigo el que se mueve. ¿Quiénes son los corredores? Las antenas de transmisión.

Cada vez que te desplazas, tu teléfono móvil activa diferentes antenas de transmisión a lo largo y a lo ancho de la ciudad. Si bien eso es lo que te permite estar comunicado todo el tiempo, genera una gran cantidad de información sin que tú lo sepas. Por ejemplo, si te desplazas por un lugar en donde coinciden tres antenas tu ubicación será muy fácil de rastrear. Sin embargo, los móviles de última generación poseen una tecnología que permite ubicar tu dispositivo en tiempo y lugar con mayor facilidad. De esta forma, tu móvil podrá ser rastreado aún en zonas donde no haya tantas antenas disponibles. Serás más invisible…

4.- Monitoreo por GPS: La tecnología conquista cada vez más espacios de convivencia con las personas. Y tu coche es uno de estos espacios ‘invadidos’ por la tecnología de la información. ¿Sabes hasta qué punto?

Lo que te vamos a contar era ciencia ficción hasta hace no mucho. La geolocalización se vuelve cada vez más imprescindible en diversa cantidad de entornos y gracias a multitud de utilidades. Pero lo dicho, en el automóvil, el GPS dejó de ser una herramienta para hallar una calle, un camino o una autopista. Ahora los fabricantes de automóviles desarrollan sistemas gracias a los cuales se puede enviar datos sobre el automóvil a cualquier taller o centro de asistencia sanitaria o de seguridad.

De este modo, por ejemplo, en caso de siniestro, tu vehículo será capaz de contactar con los servicios sanitarios para darles el punto exacto en el que te encuentras y el problema que has podido tener. ¿Contraindicaciones? Quienes están contra este tipo de servicios señalan que la constante transmisión de información posibilita que el vehículo sea rastreado por alguien que tenga otros fines no confesables.

5.- Tus viajes registrados: Si nos referimos a la información sobre los movimientos no hay que olvidarse de las tarjetas que se utilizan en los transportes públicos. Este instrumento personalizado permite moverse con mayor facilidad a lo largo y ancho de la ciudad ya sea en bus, tren o metro. Sin embargo, cada vez que pasas esta tarjeta por el lector tus viajes quedan registrados dentro de la tira de datos.

Quienes se muestran escépticos sobre este sistema aseguran que los ‘hackers’ podrían acceder a esta información vital sobre tu vida y así conocer los lugares y la hora hacia dónde viajas todos los días. La conspiración es infinita.

6.- Nuestra tarjeta de crédito: Tenemos cuidado en los grandes almacenes, en los restaurantes e incluso en el taxi. ¿Somos precavidos también con nuestra tarjeta de crédito al pagar en internet?

El hecho es que ya estás acostumbrado a realizar compras por Internet desde hace años y la desconfianza a la red de redes parece ser un asunto del pasado. Sin embargo, los expertos en informática aseguran que los ‘hackers’ siguen alerta ante cualquier descuido para robar tus datos y así usarlos para comprar cosas que pagarás pero que nunca usarás.

Para no ser víctimas de una falsificación de información lo mejor es realizar transacciones en sitios que ofrezcan medidas de seguridad. Además, desconfiar de los sitios de compras de los que nunca hemos oído hablar es una buena guía de comportamiento frente al e-commerce.

7.- Claves: En el trabajo, eligiendo vacaciones, comprando en la red… Usualmente ingresas a un sinfín de sitios que te piden nombre de usuario y contraseña. Con tantos registros muchas veces te olvidas que en los navegadores queda guardada esta información. No debes descuidar este tipo de situaciones ya que si compartes el ordenador le estás dejando la puerta de entrada abierta a quien lo utiliza después que tú. ¡Ojo cuando te veas obligado a practicar ‘ordenador caliente’!

Por esta razón, los expertos no sólo recomiendan cerrar sesión antes de irte del navegador, sino que también sugieren rechazar cualquier pedido de los navegadores para guardar nuestros datos. Claro que nunca sabe quién está ahí esperando por esa información.

8.- Conversaciones por chat: Ya nadie pone en duda que los chat pusieron al alcance de todos la posibilidad de comunicarse con amigos y familiares desde cualquier punto del planeta a cualquier hora. Sin embargo, los escépticos siempre se preguntan a dónde se guardan todas esas conversaciones.

Los sistemas de mensajería por vía móvil son el blanco favorito para los hackers ya que son pocos los que aseguran la total privacidad de los datos. En los últimos tiempos se abrió un fuerte debate sobre este tema ya que uno de las aplicaciones más utilizadas dejó de funcionar en todo el mundo. En los foros especializados no tardaron en sospechar sobre este apagón.

9.- Datos que creías haber borrado: A menudo eliminas fotos, vídeos y documentos de tu ordenador. Sin embargo, aunque los borres esos archivos permanecerán allí para siempre. Esto puede ocurrir porque los discos duros almacenan toda la información aún cuando es eliminada. Cuando un archivo es eliminado, el ordenador comprime esos datos que podrían ser recuperados con facilidad a través de un software.

Cuando borras archivos por error ese software se convierte en tu salvación, pero si el disco duro cae en manos erróneas tendrás más de un dolor de cabeza. Sin embargo, gracias a esta tecnología pudieron resolverse muchos litigios judiciales.

10.- Redes sociales que todo lo ven: Sin duda las redes sociales fueron un gran avance en casi todos los sentidos. Solo hace falta tomárselo con calma. El caso es que cada nuevo paso hacia adelante trae consigo algunos problemas y nuevos contratiempos. Así por ejemplo, bajo este prisma podemos analizar lo que sucede con las redes sociales.

La aparición de estas conllevo la aparición de contactos que creías haber perdido y la posibilidad de interactuar con ellos. Pero, ¿qué sucede si un día deseas salirte de Facebook o de Twitter? ¿Es posible que tus datos, información fotos y videos sean eliminados para siempre? Las compañías dicen que sí es posible. Pero claro, lo que la letra pequeña no dice es que es un trámite engorroso.

Fuente: Qué! (http://www.que.es/tecnologia/201410270800-datos-personales-google-sabe.html)

0 Comments