Lunes a Viernes / 8:00am a 6:00pm
(+52 33) 1199 1122

Pensar en un concepto, aterrizar la idea, hacer una presentación, conseguir una cita con la difusora, convencer a los más grandes, gastar una millonada en producción, salir al aire y tener la esperanza de que a la gente le guste tu programa. Ese era (¿o es?) el proceso para estar en lapantalla chica. Así era como uno esperaba estar en los ojos de millones de personas, aunque “millones” puede implicar solo una pequeña ciudad.

Años 90, te tenemos noticias: eres complicado. Mucho. Bastaba con inventar internet, poner la cámara frente a ti y hablar de lo primero que te viniera a la cabeza. Hablar de qué comida te gusta te da 20 millones de vistas en YouTube. ¿Quejarte de tus vecinos? 35 millones de vistas. ¿El videojuego del momento? 50 millones de vistas. ¿Grabarte a ti mismo reaccionando ante lo que grabó alguien más? Amigo, te acabas de ganar al mundo entero. Y eso sin mencionar que, estando en el lugar y tiempo correcto (y con tu celular lleno de pila y un plan de datos), ahora tú puedes ser el mejor y más transparente reportero que la televisión haya visto jamás.

Tal vez la pantalla de los dispositivos móviles sea aún más pequeña que la pantalla chica, pero créeme, el alcance esMUCHO más grande. Y si un influencerpuede jalar a millones de personas diciendo tontería y media con un filtro de florecitas en la cabeza, imagina hasta dónde puede llegar tu negocio.

Fuente:https://www.entrepreneur.com/article/279807

0 Comments